lunes, 3 de marzo de 2008

Duelo

La Despedida (1958) - Remedios Varo

¿Alguna vez has perdido algo?, ¿alguna vez has perdido a alguien?... yo sí, tantas veces que he perdido la cuenta, incluso podría decir que en muchas ocasiones me he perdido a mi misma.
Perder por varias causas, ya sea por descuido, por distracción, por error, por decisión, por engaño, por la muerte propiamente dicha. En algunos casos era inevitable la pérdida, en otros pude haberla evitado; de cualquier manera el resultado es el mismo con diversa intensidad, pues unas me han dolido poco, pero hay otras que me han llegado a partir el alma.
Me he percatado que después de cada pérdida mi ser se transforma, desconozco si es para bien o para mal, lo que si estoy segura es que dejo de ser la misma.
Y siempre está la esperanza de que algo o alguien nuevo logre llenar ese vacío que la pérdida generó, acepto que muchas veces he resultado victoriosa, pero confieso que aún permanece uno que otro hueco en mi. Definitivamente hay personas, cosas, ideologías irreemplazables que se quedan establecidas como recuerdos, los cuales se evocan a través de una palabra, una fotografía, una canción, un aroma...
Es tan difícil decir adiós, es tan complicado soltarse... pero nada, ni nadie es eterno, lo único viable es que mientras ese algo o alguien esté disfrutarlo, amarlo, abrazarlo.
Perdón, no puedo continuar escribiendo, en estos momentos tengo que decirle a alguien cuánto le quiero...
Texto: Nohema Rios
Pintura: Remedios Varo

7 comentarios:

Gaby dijo...

¡Que lindo que escribís! Me llegaron profundamente tus palabras quizás porque no estamos preparados para las pérdidas y sólo no damos cuenta de lo irremediablemente que son cuando ya no hay nada por hacer. Algunas, quizás se pueden evitar o quizás, todas tengan su razón de ser...
No lo sé. Lo que si sé es que pérdida no debe ser una mala palabra ni tendría porque estar asociada al dolor del alma, Pérdidas tendría que ser sinónimo de Posibilidad, de encuentro, de esperanza... Siempre que perdemos algo o a alguien, ese lugar vacío puede ser ocupado por otra cosa o persona será ...Quizás haya que perder para ganar y perderse para reencontrarse, ya no siendo la misma de antes pero si desplegando más de lo que podemos ser...
Misterios de la vida, dolorosos, a veces imperceptibles que pueden ser sumamente positivos si sabemos como capitalizarlos..
Que bonito está tu blog... Es uno de esos lugares donde una se quedaría a vivir... Eso es imposible pero desde ya, me declaro fanática de tu rincón... Que bueno que exista él y vos...
¡Besotes!

Nohema Rios dijo...

Gaby... muchas gracias por tus palabras!!!, lo que expresas me reconforta, es una visión holística que consuela por mucho la sensación fatalista que experimentaba al escribir este texto.
Me encanta que te haya gustado mi espacio, y eres bienvenida siempre.
Abrazos...

Dinora dijo...

Ah! otro de mis cuadros favoritos... me fijo en particular en el detalle del felino asomándose, hay varios en todas sus obras, por ejemplo, magnifico el Gato-Helecho!.. Ah, espera.. me desvió del tema.. tu post.. veamos.. La perdida la he experimentado también, creo que todos los que llevamos una vida.. así como los encuentros, todo se compensa, y lo que se pierde, generalmente regresa, no idéntico ni con la misma apariencia, pero lo reconocemos de inmediato..

Saludos, y gracias.. tambien brindo por tu inspiración :)

Mario dijo...

Un nueve de calificación porque siempre hay que mejorar. Auque lo tuyo no es conocimiento ni realidad, sino ebullente bruma del bosque onírico surrealista, lo que no hay forma de asir ni medir. Ha sido grato ver aquí los cuadros de la Varo y las letras de la Ríos. ¡Felicidades por tu creatividad!

GemminI dijo...

Que bueno es este relato.

Me ha encantado, sobre todo, la despedida. Algo q deberíamos hacer más a menudo.

Besos

∂ZuL™ dijo...

Ufff me llego tu escrito como no tienes una idea, es de esos escritos como si te dijeras, si ahi mismo me duele, me llega, con esa imagen has de cuenta que me describiste en este texto... ese duelo llevo pasando desde hace unos meses... de verdad gracias por compartirlo!

Y sin embargo dijo...

Es muy dificil aceptar una pérdida, en ocasiones he tardado años en hacerlo.
La soledad y el vacío hacen que uno se aferre a cualquier cosa, un gesto, una palabra, un recuerdo... Ser consciente de ello es lo que nos ayuda, lo que nos libera, lo que nos hace cambiar por dentro y decir, por fin, adiós. Un adiós sincero, sin dolor, salido de un nuevo ser mucho más sabio y, por supuesto, mucho más libre.

Me gusta tu espacio, volveré.
Biquiños!